Testimonios de madres

La preparación afectiva al nacimiento ha sido para nosotros y nuestro bebé una experiencia muy enriquecedora en el primer embarazo y teníamos muchas ganas de volver a vivir este hermoso enfoque en un segundo embarazo y era de lo más importante para nosotros.
Geneviève
Un nacimiento diferente, meta de un viaje intenso al corazón de mi misma… Gracias por haberme ayudado a abrir ciertas puertas…
Cecilia
Qué difícil encontrar las palabras justas que testificarían de toda la felicidad, el valor, la riqueza, la emoción… que han venido a colorear cada visita que hemos hecho en su consulta. Entonces simplemente diría gracias, pero “grande así” como dicen los niños… Muy cariñosamente.
Veronique
Tengo ganas de decir gracias, pero la palabra parece singularmente estrecha comparada con su apoyo y toda la riqueza de este acompañamiento que, a mi juicio, no se limita al nacimiento pero va mucho más allá, y además aprovecha a toda la familia. Entonces, al no encontrar la palabra en la lengua francesa para decirle cuánto su apoyo me ha hecho y me sigue haciendo bien, diría simplemente como Leo, por quién todo empezó, y tal como parece pensar su hermanita: “qué guay
Véronique
Gracias por habernos acompañado tan cariñosamente en la espera de nuestras hijas. Gracias sobretodo por habernos alumbrado para permitirnos vivir estos nueve meses como un camino de luz y de conciencia, y estos nacimientos como un momento mágico. Nos alegramos de volver a verla pronto para “prolongar” la acogida de nuestros hijos.
Brigitte y Philippe
Tengo ganas de añadir que a menudo tengo el sentimiento desde que profundizamos en este contacto afectivo que dejamos a este pequeño niño la posibilidad de afirmarse ya diferente de nosotros. Es impresionante también como tengo el sentimiento que ya está listo para este contacto, para dejarse interpelar por nosotros y para después interpelarnos directamente a nosotros. Puedo descubrir, sentir su personalidad, como él percibe la mía, y eso en un intercambio segurizante para cada uno de nosotros. Estoy junto a Jean-Paul: no inventamos sin él, intentamos vivir la realidad con él, día a día, nuestra realidad, y por supuesto imaginamos, inventamos, creamos, pero al presente.
Marie Cécile
Siempre me siento emocionada y orgullosa de sentir que puedo poner ternura en mis manos, como un flujo que va desde el corazón, del alma, hacia la palma de las manos y hacia el centro del vientre , hacia el bebé. Sentir que este contacto es eficaz, que apacigua, unifica y une: yo, bebé y Alfonso, mis amores… Eso tranquiliza. Es bueno también sentir que este contacto es dulce par el bebé, pero también para mi misma: puedo darme ternura a mi misma.
Cybille
Una preparación afectiva llena de compromiso y amor…

La preparación al nacimiento fue para nosotros y nuestro bebé una experiencia muy enriquecedora en el primer embarazo y teníamos muchas ganas de volver a vivir este hermoso enfoque en un segundo embarazo y era de lo más importante para nosotros.
La preparación afectiva al nacimiento de Clarence nos ha permitido a Frédéric y a mí de tomar un tiempo único y rico de afección para este segundo bebé. Además hemos integrado a nuestra hija Angélique y fue para ella una manera de vincularse y amar a su hermano antes incluso de encontrarse con él. Un vinculo y una complicidad se crearon entre Angélique y Clarence desde el embarazo.
Durante el embarazo, cerca de la semana 31, hemos vivido momentos más difíciles y inquietantes por culpa de numerosas contracciones. El hecho de quedarnos en contacto y presentes para Clarence nos ha permitido de sentirnos más en confianza y de tranquilizarle.
En el transcurso de los meses, hemos sentido cuánto el apego y el vínculo afectivo se construían cada vez más estrechos. Los juegos con Clarence eran muy apreciados por él y por nosotros. Él adoraba el contacto que Frédéric, Angélique y yo teníamos con él.
Lo que aún más nos ha impresionado en esta segunda experiencia es el hecho de sentir como nuestro bebé se ha sentido invitado en el sentimiento de su nacimiento, y su grande participación en su nacimiento testifica de ello. Después de los pujos fisiológicos, me relajaba, Clarence hizo un movimiento grande con su cabeza hacia mi perineo. Trabajaba muy fuerte él también. Desde su nacimiento, Clarence adora estar en contacto con los que le rodean y tiene una presencia en su mirada que hechiza. Una vez más, nos hemos extrañado de ver hasta qué punto teníamos la sensación de conocerle y él de conocernos a nosotros.

Geneviève

Testimonios de padres

El acompañamiento que nos has ofrecido cerca del nacimiento de Valentine ha contribuido mucho a que vivamos en serenidad su llegada entre nosotros y probablemente también a su bienestar aparente. Valentine está en gran forma, despierta y tónica.
Yves y Sophie
La ignorancia es una angustia terrible. Si alguien contesta a mis preguntas, es mucho más fácil valorar el camino que me queda por andar… Y darme cuenta, finalmente, que no soy el primero en cogerlo. Gracias también por haberme dado un papel en este estatuto de papá que ha veces parece tan carente de sentido.
Alexis
Un muy grande gracias por esta maravillosa preparación al nacimiento. Gracias a Usted, he aprendido a conocer a mis padres mucho antes de mi llegada. Les ha enseñado los gestos y las palabras que me relajan y me dan paz. Soy un chiquito muy vivo y bien despierto ya. Mis padres también le dan las gracias por todo.
Arthur
Siguiendo los consejos de una pareja amiga, hemos empezado a seguir una preparación afectiva al nacimiento. Hemos llegado totalmente ignorantes y un poco escépticos a nuestra primera entrevista. Esta sesión fue muy sorprendente y llena de descubrimientos. Primero descubrimiento de mi cuerpo. Descubrimiento de contactos afectivos que podemos tener con nuestro hombrecito, de los juegos que podemos hacer con él y también esta especia de lenguaje del corazón que establecemos entre tres bajo los consejos de nuestra acompañadora. Este enfoque nos ha acercado a nuestro bebé, sobretodo Daniel ha tomado mucho más conciencia de la presencia de ese pequeño ser humano, de su hijo. Tenemos más la sensación ahora que vamos a traer nuestro hijo la mundo entre dos. Estamos entusiastas. Nuestros amigos tenían razón, es formidable.
Daniel y Nicole
Las palabras son difíciles de elegir para traducir bien mis sensaciones. La primera cosa que me ha sorprendido fue de descubrir una “realidad relacional” entre este bebé y yo. Antes estaban estos sueños, estos deseos, estos proyectos, creando “sin el bebé” una relación dónde yo dominaba todo… salvo que estaba sobrepasado… Desde que este contacto afectivo ha sido establecido con este “bebé-persona”, ya no hay relación sin él. Es una relación con él. Eso quiere decir que como persona, puede también “orientar” la relación según sus deseos, según sus propios estados de humor. Y claro, eso lo cambia todo. Ahora hay una relación entre él, rico de su pequeña historia (pero ya heredero de una larga prehistoria) y yo adulto que vive entonces una relación en el presente y ya no en el futuro. Otra sensación es sin duda el sentimiento de alegría de poder ya concretamente decirle toda mi confianza en su vida que empieza, toda mi “solidaridad” de padre, comunicarle algo BUENO, de seguridad, de confirmación por su historia que comienza.
Jean-Paul