1. ¿Cuando se puede empezar?
  2. ¿Cuántas sesiones se necesitan?
  3. ¿Cuánto duran las sesiones y a qué ritmo?
  4. ¿Como se desarrolla una sesión?
  5. ¿Hay que llevar una ropa especial?
  6. ¿La presencia del padre es indispensable?
  7. ¿Hay que hacer necesariamente la preparación al nacimiento?
  8. ¿Hay que seguir otra preparación al parto en paralelo?
  9. ¿Hay un problema si se hace una preparación al parto en paralelo?
  10. ¿El monitor estará en el parto?
  11. ¿Cuánto cuestan las sesiones?
  12. ¿Cuál es la diferencia con la haptonomía?
  13. ¿Los hermanos o hermanas pueden estar en las sesiones?
  14. ¿Hay que seguir “cursos” para poder comunicarse con su bebé?
  15. ¿Como saber a quién dirigirse para seguir esta preparación?
  16. ¿De dónde viene la preparación afectiva al nacimiento?

1. ¿Cuando se puede empezar?

La preparación afectiva al nacimiento puede empezar desde el tercer mes de embarazo. Evidentemente en este momento las respuestas del bebé, a pesar de ser perceptibles, son muy sutiles. Se vuelven cada vez más precisas conforme el bebé va creciendo.

Se recomienda empezar lo más temprano posible en el embarazo. Entre tres y cinco meses de embarazo, usted puede sentir el bebé acurrucarse bajo su mano.

Sin embargo no hay límites de tiempo. Sin embargo, como más tarde se empiece, y más puede que el bebé sea pasivo en sus respuestas. Además, tiene menos sitio para moverse.

2. ¿Cuántas sesiones se necesitan?

Los monitores en preparación afectiva al nacimiento les propondrán entre 6 y 12 sesiones según sus peticiones, necesidades, y su propia práctica específica.

Lo primero es una sesión de toma de contacto y de información sobre lo que va a pasar. Hay de 3 a 5 sesiones de juego con el bebé y 4 a 6 sesiones de preparación al parto. Después del nacimiento hay entre 3 y 6 sesiones para la madre, y lo mismo para el bebé.

3. ¿Cuánto duran las sesiones y a qué ritmo?

Las sesiones duran de ¾ de hora a una hora, a veces un poco más.

Las citas se dan con un ritmo de una sesión cada tres semanas (cada dos semanas si ustedes empiezan más tarde).

4. ¿Como se desarrolla una sesión?

Las sesiones siempre se dan en pareja (salvo en los casos de madres solteras). El papá está presente en todas las citas. Durante el embarazo, las sesiones se hacen de manera individual: la pareja está sola con el monitor. Después del nacimiento, ustedes pueden elegir entre sesiones individuales o con otros padres y bebés.

5. ¿Hay que llevar una ropa especial?

No, porque no se trata de gimnasia sino de relación afectiva. Para los juegos con bebé, se pide a la mamá de destapar su barriga. Lo más cómodo es de quedarse en bragas y levantarse la camisa.

6. ¿La presencia del padre es indispensable?

Si. El bebé se hizo entre dos, dentro de una relación de pareja. Necesita encontrarse con sus dos padres. Es muy importante para él. Eso le permite abrirse al mundo en su diversidad.

Además, la presencia del papá es indispensable para la preparación al parto. Él será la roca sobre la cuál su pareja se apoyará. Es un enfoque que da un espacio muy importante a los papás que desean cogerlo, tanto en relación con el bebé como en relación con la mamá.

7. ¿Hay que hacer necesariamente la preparación al nacimiento?

Nada es obligatorio, es una elección de su parte. Sin embargo se trata de un enfoque global y coherente. Si usted desarrolla contactos afectivos y un diálogo con el bebé durante el embarazo pero que no lo toma en cuenta en el momento de su nacimiento, eso le puede transmitir un sentimiento de inseguridad.

Si usted prefiere seguir otra preparación al parto, siempre puede hablar con su monitor de preparación afectiva al nacimiento para ver concretamente como quedarse en contacto con el bebé durante el parto.

8. ¿Hay que seguir otra preparación al parto en paralelo?

Sea lo que sea lo que diga el médico, no es necesario. No hay que olvidar que el parto es un evento natural y fisiológico. Usted es totalmente capaz de parir, incluso sin preparación al parto. Sin embargo una preparación al parto, sea cuál sea, será de ayuda gracias a los puntos claves y al acompañamiento que brinda.

La preparación afectiva al nacimiento tiene incluida en su programa una preparación al parto. Sin embargo esta se diferencia de las preparaciones habituales por su enfoque en la afectividad, la toma en cuenta de la dimensión psicológica conciente y inconciente, el espacio dejado al padre, la autonomía de la pareja y su responsabilización del nacimiento de su bebé.

9. ¿Hay un problema si se hace una preparación al parto en paralelo?

Si eso le da seguridad o le da seguridad a su médico, ¿porqué no?

Sin embargo hay que saber que la preparación al parto tal como se ve en preparación afectiva al nacimiento no usa un control voluntario de la respiración. Es difícil quedarse a la vez en la dimensión del corazón, de la afectividad, y en la dimensión del control voluntario. Son dos enfoques que se excluyen mutuamente. Sin embargo pueden alternar en el parto.

10. ¿El monitor estará en el parto?

Si, si esa es su elección. La preparación tiene como base la autonomía de la pareja y su responsabilización del nacimiento de su bebé. Es la razón del importante espacio dejado al padre (y por eso se preparó él). En esta perspectiva, el monitor no asiste sistemáticamente a los partos. Pero os acompañará si lo deseáis.

Sin embargo todos los monitores no tienen la disponibilidad para asistir a los partos o no tienen acceso a todas las maternidades. En este caso su monitor le pondrá en contacto con un compañero disponible para acompañarle y se lo presentará al final del embarazo.

Eso evidentemente dependerá de las disponibilidades en su región…

11. ¿Cuánto cuestan las sesiones?

El coste puede variar de un profesional a otro, según sus cualificaciones profesionales, según si entra dentro de la seguridad social o no…

Tendrá que preguntárselo. Sin embargo hay que tener en cuenta que se tratan de sesiones individuales de una hora más o menos. Igualmente consideramos que la regla siguiente hace parte de un necesario respeto del otro: si usted no acude a una sesión sin avisar, tendrá que pagarla.

Si el precio pedido le parece excesivo, puede dirigirse a la asociación de su región para averiguar si este precio está en acuerdo con nuestra deontología.

Si tiene dificultades económicas, lo puede comentar con su monitor. Quizás tenga la posibilidad de reducir excepcionalmente sus tarifas. Pero sobretodo, diríjase a la asociación de su región para que le comunique los datos de los monitores que se estén formando.

12. ¿Cuál es la diferencia con la haptonomía?

La preparación afectiva al nacimiento proviene de la haptonomía. Por eso tiene puntos comunes con este enfoque. Comparte con ella la atención llevada a los aspectos afectivos, a la calidad de presencia de los monitores y a la necesidad de seguridad de cada uno.

Se diferencia de ella por la integración de una preparación al parto, por el análisis de los aspectos psicológicos influenciando el parto, por el trabajo corporal propuesto a las mamás después del parto y por el tipo de acompañamiento de los bebés después del nacimiento.

13. ¿Los hermanos o hermanas pueden estar en las sesiones?

A las sesiones de encuentros con el bebé, seguro. La preparación al parto es menos interesante para ellos. Pero también les pueden explicar ustedes mismos en casa como tomar contacto con el bebé.

14. ¿Hay que seguir “cursos” para poder comunicarse con su bebé?

¡Claro que no! Pueden posar delicadamente sus manos sobre la barriga, poner allí toda su ternura, dar una señal al bebé y… esperar. Sería extraño que no les conteste. También pueden cantar para él. Le encanta eso.

La preparación afectiva les ayuda a profundizar en sus contactos, a desarrollar su aptitud afectiva y su creatividad a través de esos. También es un enfoque que consiste en desarrollar concientemente e intencionadamente la seguridad de su bebé, desde el embarazo.

15. ¿Como saber a quién dirigirse para seguir esta preparación?

Existen monitores reconocidos en Bélgica, Francia, España, Creta, Quebec y Estados Unidos. Actualmente existen dos asociaciones: una en Bélgica que reúne los monitores europeos y una en Quebec. En esta dirección figuran los miembros de estas asociaciones.

En caso de duda, puede contactar con la asociación de su país para averiguar si su monitor a efectivamente hecho su formación.

16. ¿De dónde viene la preparación afectiva al nacimiento?

La preparación afectiva al nacimiento ha sido desarrollada por Brigitte Dohmen, en Bélgica, en los años 90. Brigitte Dohmen es psicóloga-psicoterapeuta, especializada en peri natalidad y formada en haptonomía perinatal desde los años 80. Tiene una larga experiencia como psicóloga en maternidad y neonatología. Este enfoque representa una síntesis de su experiencia en estas diferentes áreas. Integra diferentes conceptos inspirados de la haptonomía, el canto prenatal, el psicoanálisis, la psicología del desarrollo, la osteopatía y el trabajo perineal.

Brigitte Dohmen es la autora de numerosos artículos en el área del psicoanálisis y en él del nacimiento. Es co-autora del libro: “Tres hadas por una defensa. O el elogio de un nacimiento amoroso y conciente.” Publicado por Amyris Edición (no traducido al castellano).