Al contrario de lo que se llegó a pensar, el bebé in útero está muy interesado por todo lo que pasa a su alrededor. Ya utiliza sus órganos de los sentidos (tacto, oído, gusto) para descubrir el mundo.

En preparación afectiva al nacimiento, los padres aprenden a tomar contacto con su bebé por medio del tacto, de la voz, y a familiarizarse con sus respuestas. Aprenden así a descubrirse entre los tres y a disfrutar los unos con los otros.
El objetivo de los padres es de hacer sentir a su pequeño que él ya es una persona para ellos, y que lo esperan con amor y respeto. El bebé desarrolla desde entonces un profundo sentimiento de seguridad interior. Este enfoque favorece un apego y un compromiso temprano de los dos padres. Ayuda el papá a comprometerse de manera concreta desde el principio.
De 3 a 6 sesiones de juegos están propuestas con el bebé a partir de la 12ª semana de embarazo (tercer mes). Estos encuentros se hacen en pareja, individualmente.

Al contrario de lo que se llegó a pensar, el bebé in útero está muy interesado por todo lo que pasa a su alrededor. Ya utiliza sus órganos de los sentidos (tacto, oído, gusto) para descubrir el mundo.

En preparación afectiva al nacimiento, los padres aprenden a tomar contacto con su bebé por medio del tacto, de la voz, y a familiarizarse con sus respuestas. Aprenden así a descubrirse entre los tres y a disfrutar los unos con los otros.

El objetivo de los padres es de hacer sentir a su pequeño que él ya es una persona para ellos, y que lo esperan con amor y respeto. El bebé desarrolla desde entonces un profundo sentimiento de seguridad interior. Este enfoque favorece un apego y un compromiso temprano de los dos padres. Ayuda el papá a comprometerse de manera concreta desde el principio.

De 3 a 6 sesiones de juegos están propuestas con el bebé a partir de la 12ª semana de embarazo (tercer mes). Estos encuentros se hacen en pareja, individualmente.